Personajes Ilustres

El Obispo Fray Sebastián de Arévalo y Torres

Han pasado ya algo más de tres siglos y la misa del 20 de enero sigue estando reservada con una dedicación especial para uno de los vecinos más ilustres de Nava de la Asunción. Fue un 20 de enero de 1704 cuando falleció Fray Sebastián de Arévalo y Torres, obispo de Mondoñedo y del Burgo de Osma, cuyos restos reposan en esta última localidad, al que se le sigue guardando un recuerdo especial en su localidad natal.

Fue el 'obispo limosnero', aquel que tanto hizo por quienes menos recursos tenían, quien regaló unos candelabros de plata a la iglesia que cada 20 de enero le continúa recordando con una misa.
Caño del Obispo

Caño del Obispo

Y la fuente del Caño del Obispo, que él mismo mandó construir en el siglo XVII, es el mayor exponente que recuerda al más ilustre de los hijos de Nava de la Asunción, al que el pueblo dedicó en el 2004, en el trescientos aniversario de su fallecimiento, una placa junto a su estatua precisamente en la plaza del Obispo.

El colegio de Infantil y Primaria también lleva su nombre y una calle recuerda al obispo que salió de Nava de la Asunción para codearse con los poderes del estado del siglo XVII.


Segismundo Casado (Nava de la Asunción, Segovia, 1893 - Madrid, 1968). Militar español

Hijo de militar, ingresó a los quince años en la Academia de Caballería de Valladolid. Era miembro de la masonería, diplomado de Estado Mayor y comandante de la escolta del presidente de la República (1934-1936) al estallar la guerra civil.

Luchó en defensa de la II República. En 1936 es ascendido a teniente coronel. Entre octubre y noviembre de 1936 se encargó de entrenar y organizar las Brigadas Mixtas del Ejército Popular Republicano. Participó en la defensa de Madrid y en la batalla del Jarama. Participó en la batalla de Brunete. Posteriormente fue jefe del XVIII y del XXI Cuerpos de ejército y posteriormente del Ejército de Andalucía. El 17 de mayo de 1938, en el frente de Aragón, fue ascendido a coronel y, sustituyendo al general Miaja, se le asignó la Jefatura del Ejército del Centro.

Rotundamente contrario a los comunistas y convencido de la inutilidad de proseguir la lucha hasta el final, - creía que la guerra continuaba en beneficio de la Unión Soviética - se rebela contra el gobierno de Negrín. El 4 de marzo de 1939 Casado, convencido que el Presidente del Gobierno Juan Negrín estaba planeando la toma del poder por los comunistas, condujo un Golpe de Estado contra el gobierno legítimo de la II República con el apoyo de la facción moderada y pro-Occidental del Partido Socialista Obrero Español, liderada por Julián Besteiro, y los desilusionados líderes anarquistas. Así, en la noche del 5 al 6 de marzo de 1939 crea en Madrid el Consejo Nacional de Defensa que, gracias al apoyo de la 14ª División mandada por el líder anarquista Cipriano Mera, derrota a las tropas fieles al gobierno de la República en la capital. La lucha acaba el 12 de marzo. El General José Miaja en Madrid se unió a la rebelión el 6 de marzo al ordenar los arrestos de los militantes comunistas en la ciudad. Negrín, preparándose para huir a Francia, ordenó a Luis Barceló Jover, el comandante del 1r Cuerpo del Ejército del Centro, el tratar de reconquistar el control de la capital. Sus tropas entraron en Madrid y hubo un feroz combate por varios días en la capital. Las tropas anarquistas dirigidas por Cipriano Mera consiguieron derrotar al 1er Cuerpo, y Barceló fue capturado y fusilado.

El triunfo, saludado desde el periódico "El Socialista", como una victoria que impedía que la España republicana se convirtiese en una colonia soviética, le permitió al Consejo Nacional de Defensa - liderado por Julián Besteiro - negociar con Franco, con la pretensión de obtener una paz negociada. Sin embargo, no se obtiene ningún resultado ya que el gobierno de Burgos sólo aceptaba la rendición incondicional. Ante la inminente entrada de las tropas de Franco en Madrid, Segismundo Casado partió hacia Valencia, y desde ahí se exilió en Marsella (Francia). Posteriormente, estuvo exiliado en Gran Bretaña, Venezuela y Colombia.

Regresó a España en 1961, siendo juzgado y posteriormente absuelto por un consejo de guerra.

Publicó las siguientes obras: Organización del Ejército francés (1931), The Last Days of Madrid (publicado en Londres en 1939) y sus memorias Así cayó Madrid (1968).


Jaime Gil de Biedma

Casa del Caño

Casa del Caño

Poeta español. Nació en Barcelona, en el seno de una familia de la alta burguesía. Su infancia y juventud la vivió en esta localidad, de la que en muchos de sus versos deja constancia de lo mucho que le unía a Nava. Estudió Derecho en Barcelona y Salamanca, por cuya universidad se licenció. Desde 1955 trabajó en una empresa ligada a su familia. Su obra poética no es muy extensa pero ha sido considerada como una de las más interesantes de las de su generación, la de los poetas sociales.

No se limitó a utilizar la poesía para expresar una rebeldía política sino que profundizó en el uso de la palabra como material estético y en la consideración del poema como experiencia. Su primer libro, Según sentencia del tiempo, apareció en 1953; después publicó, entre otros, Compañeros de viaje (1959), Moralidades (1966) y Poemas póstumos (1968). Escribió agudos ensayos literarios y, después de su muerte, se editó un diario suyo, Retrato del artista en 1956 (1991). Murió en Barcelona en 1990, siendo enterrado en esta localidad.

Compártelo...